LA LEY DE SINCERAMIENTO FISCAL. ALGUNOS ASPECTOS PENALES DEL DECRETO REGLAMENTARIO Y DE LAS RESOLUCIONES DE LOS ORGANOS DE APLICACIÓN Y CONTRALOR

1) El decreto 895/2016 publicado en el Boletín Oficial el día 27/07/16 que reglamenta el Régimen de Sinceramiento Fiscal, establecido por el Libro II de la Ley nº 27.260, menciona varias cuestiones relevantes desde la óptica del derecho penal que ameritan los siguientes comentarios.

Para quienes se adhieran al sistema voluntario y excepcional de declaración de tenencia de moneda nacional, extranjera y demás bienes en el país y en el exterior; e ingresen el impuesto especial, la novedosa normativa que estamos reseñando establece la liberación de toda acción civil y penal -por delitos cuyas conductas estén siendo investigadas exclusivamente dentro del marco de la ley penal tributaria, cambiaria, aduanera e infracciones administrativas-. Para arribar a este objetivo debe presentarse judicial o administrativamente la documentación que respalde el acogimiento al  nuevo régimen, la cual previamente requiere que sea solicitada por la parte al ente recaudador.

Asimismo, aclara el decreto mencionado que la exclusión de empleados o funcionarios del art 82 de la ley 27.260 deberá interpretarse con carácter restrictivo. Distinto tratamiento a este punto le da la ley a los tópicos de regularización impositiva, en donde esas restricciones no aparecen.  

También establece el decreto al que estamos haciendo referencia cuándo debe entenderse que existe un proceso penal en trámite y en ese sentido definió que es aquel  en el cual el Agente Fiscal haya promovido la acción o hubiere ordenado medidas de impulso de la acción penal (art. 180, 188 y 196 del Código Procesal Penal de la Nación). Considerando esos mismos actos o los de efectos similares o equivalentes para procesos que tramiten en jurisdicciones regidas por otro Código.

2)   Por otro lado, la Resolución General 3920/2016 de la AFIP deja abierta la posibilidad de la aplicación de los beneficios de la ley en materia de regularización impositiva en tanto y en cuanto no exista una decisión judicial en los términos del art. 16 de la ley 24.769 que desvincule penalmente al sujeto obligado que regularizó espontáneamente las obligaciones fiscales en el marco de un proceso criminal. Es decir si el obligado ha aceptado la liquidación o en su caso la determinación realizada por el organismo recaudador.

En relación con la oportunidad de su presentación en el proceso penal la norma establece que la misma tiene como límite la existencia de una sentencia firme pasada en autoridad de cosa Juzgada. Una sentencia con esas características es un lógico impedimento para gozar del beneficio de la nueva normativa en análisis.

A su vez, dispone que a partir de su  incumplimiento y el posterior rechazo al acogimiento, se reanudaran las acciones penales. Teniéndose en cuenta para el inicio del  cómputo de la prescripción de la acción penal la fecha de la notificación  de la resolución administrativa.

El artículo 37 de la Resolución que estamos comentando dispensa a los funcionarios de la Administración Federal de Ingresos Públicos de formular denuncia penal en Materia Penal Tributaria, y omite lo que la ley reglamenta sobre otras materias.  Por ello una interpretación armónica sobre la dispensa a formular denuncia, a los Funcionarios del organismo de recaudación Fiscal, es también la liberación de las acciones penales en materia cambiaria y aduanera para los casos de Blanqueo (art. 46 inc. b de la ley 27.260) y de régimen Tributario (art. 54 del Título II que específicamente regula cuestiones aduaneras).

3)   Finalmente, la resolución 92/2016 de la Unidad de Información Financiera ha dejado plasmado los mecanismos de control necesarios que deberán cumplir los sujetos obligados previo a remitir un informe en el que se detecten operaciones sospechosas. No permitiendo la remisión de información de cualquier operación sino sólo de aquellas que cuenten con un reporte debidamente fundado y contengan una descripción de porqué se la considera con carácter de sospechosa.